viernes, 7 de febrero de 2014

Chica mala


Mis compañeros de trabajo  no lo podían creer...

- Qué, en serio Claudia?
- Sí, de verdad! Por qué no me creen? 
- Porque no es normal que nunca te hayas emborrachado en tu vida pues! Todo el mundo se emborracha, todo el mundo sabe lo que es una resaca.
- Bueno les juro por lo más sagrado que nunca me he emborrachado. Y además tengo que confesar algo...
- ( todos los ojos hacia mí esperando escuchar lo que venía...)
- Me arrepiento. Siii me arrepiento en el alma de haberme perdido de ésas cosas que todo el mundo hace cuando es joven... Alucina que me gustaría emborracharme algún día.

Y aquí habló el más bacancito y coqueto del grupo, ése que no se le escapa ni una, ése que tiene siempre la respuesta precisa para todo...
- Claudia qué falta de confianza, haberlo dicho antes. Quieres emborracharte? Dime cuándo que yo te ayudo.

Carcajada general en el comedor donde almorzábamos. Claudia sonrojada. Algunos hasta empezaron a hacer planes. Dónde sería? Cómo sería? Con qué la emborrachamos? Cómo se la llevamos de vuelta al esposo a la casa? Qué excusa inventamos? 
Las chicas defendiéndome. Déjenla tranquila. Claudia tú te emborrachas con nosotras que te vamos a cuidar. Aquí nadie me la toca a la pobre Claudia. Yo callada sonriendo pensando que una vez más sirvo para amenizar el almuerzo, lo cual no me fastidia sino que hasta me divierte. 

La anécdota no le gustó mucho al señor esposo que levantó una ceja y agrandó sus bellos ojos azules cuando escuchó lo que le contaba. -"Me quiero emborrachar siiiiiii y hacer algo loco en mi vida, me voy de parranda con la gente del trabajo y después de unos tragos me paro sobre la mesa y les bailo a todos a lo Miley Cyrus!" dije "amenazante". No funcionó. M se rió a carcajadas..."Tú te mueres antes de hacer algo así" haciéndome sentir que perro que ladra no muerde.


Ése ha sido el gran problema de mi vida. Soy perro que ladra pero que no muerde. Mucho bla bla bla, pero a la hora de la hora la vieran a ella muy correctita siempre en su sitio, siempre haciendo lo que se debe. Siempre muy señorita. Nada de borracheras. Nada de fumar cosas raras. Cuando una amiga le quiso enseñar a fumar una vez, a la señorita le dió tal ataque de tos que por un mes fue el hazmerreír  de todas las amigas. Nada de irse a la cama con un muchacho de una noche (Que Dios la libre y la proteja!). Nada de llegar tarde a la casa. Siempre las mejores notas en la escuela y la universidad. Todo un ejemplo de niña pues! 

Estoy leyendo el párrafo anterior y me estoy dando cuenta de lo aburrido que todo esto suena. Hacer siempre lo correcto. Ninguna noche de copas una noche loca, como diría María Conchita Alonso.

Claro, un angelito de alas blancas tampoco soy. Pero me falta mucho para ser la chica mala de la noche.

Hace días vengo repasando en mi cabeza las cosas que me gustaría hacer antes de morir. Si mañana se terminara mi vida, de qué me arrepentería? De lo que hice o de lo que no hice?

Hay miles de chicas que al igual que yo, son las niñas ejemplo de la película. Chicas con miedo a alborotarse el pelo y aventurarse a algo loco. Algunas hasta se hacen las muy cancheras. Muchachas, de qué nos estamos perdiendo? Qué escena de la película no vimos? Qué pieza del rompecabeza nos falta? Qué tanto puede pasar?

Ahí se los dejo de reflexión... y a ver quién se atreve ;)