sábado, 30 de julio de 2011

Confía


Iba en el tren con las manos temblando. Una hora de viaje apróximadamente. Primer día de trabajo en otro país, con otra gente, otras calles, otro idioma, otro sistema, otra cultura, otra vida.

Recuerdo que cuando conseguí el puesto, la felicidad me duró 5 minutos. Tenía miedo. El hecho de embarcarme en algo nuevo,  ambicioso, empezar de cero en lo desconocido, éso me asustaba. Y me pasó lo mismo que me pasa con los aviones. Me muero de miedo de volar en avión, pero la idea de viajar me encanta, entonces, aún muerta de nervios, me subo en el avión y vuelo.

Y si no lo hago bien? Y si no me adapto al sistema de este país? Y si no tengo la capacidad necesaria para este empleo? Y si no cubro sus expectativas? Y si...?  Quien pudiera leer los pensamientos de una mujer muerta de miedo! Cuántas cosas pasan por la cabeza de una muchacha con miedo a vivir...

Ahora iba en el tren pensando. Viendo pasar una película que ya había visto antes. Todas las veces que sentí miedo. De niña, antes de aventarme a la piscina. En clases de teatro, al interpretar a una mujer fatal. Antes de postular a la universidad.  Y también cuando conseguí mi primer trabajo. Al oír: "no quiero seguir contigo" de los labios de un ex al que adoraba. Muchas veces al manejar mi auto sola por la noche, en Lima. Otras tantas veces al querer decir lo que realmente pienso y siento. En la oscuridad de la noche, cuando era niña. Cuando recogí en el aeropuerto a un tipo al que jamás había visto personalmente, pero que viajó 17 horas para conocerme y enamorarse de mí. El día en que renuncié al trabajo que tuve durante nueve años. Y al irme acercando al counter de control migratorio, el últmo día que pasé en mi país.

Miedo, miedo, miedo. A caerme y golpearme, a hacer el ridículo, a fracasar, a la incertidumbre, a perder el control de mi vida (si es que alguna vez lo tuve, ja!), a estar sola, a que me hagan daño, a no ser aceptada, a perder, miedo al llanto, a arriesgar, a atreverme.  He sentido miedo a tantas cosas en mi vida.

Las veces que sentía temor, me ayudaba mucho escuchar esta canción:


El tren paraba en distintas estaciones. La gente subía y bajaba. Y yo ahí sentada, muriéndome de miedo. Mi celular sonó. Era M. Sólo el escuchar su voz me hizo sentir segura. No puedo escribir las cosas que me dijo porque aún escucho una vocecita dentro de mí que me dice que no merezco aquellos adjetivos. M enumeró una lista de cualidades que a mí me resulta difícil ver en mí misma. Me aseguró que todo saldría bien. Cómo lo sabes? le pregunté. Porque te conozco y sé que vas a saber manejar cualquier situación. 

Una hora en tren se me hizo un año. Esperaba que por fin llegáramos a la estación central. Y se me vino a la cabeza que así me he pasado mucho tiempo en la vida. Esperando a que ocurra algo, para recién ser feliz. El día que termine la universidad, el día que encuentre al amor de mi vida, el día que gane más dinero, el día que pueda comprar esto o aquello, el día que conozca tal ciudad, el día que cumpla x años, el día que me mude, el día que me case.... Siempre esperando. Y si mejor me enfoco en el aquí y ahora? Y si me dejo de preocupar tanto por lo que pueda o no pueda pasar? Y si me relajo y disfruto este momento, sin presiones, aceptando lo que venga, bueno o malo. Sin miedo. Sin pensar tanto en un momento que aún no llega.

Por qué no disfrutar este instante? Estoy viajando en tren, rumbo a mi primer día de trabajo en otro país. Habiendo conseguido el tipo de trabajo que hace muchos años quiero tener. En el tipo de empresa en el que siempre he querido trabajar. Tengo entre mis manos la posibilidad de empezar a escribir un nuevo libro. De abrir nuevas puertas. De pintar un nuevo cuadro: el de mi nueva vida. Lo que tanto había buscado, por fin llegó. Por qué tener miedo ahora? Por qué no confiar en el destino, en la vida, en Dios. 

Ha pasado un mes y ya he tomado ese mismo tren varias veces. Todos los días. Los primeros días no fueron nada fáciles. Muchas cosas nuevas que no entendía, mucha gente de distintos países, mucha tecnología y modernidad que jamás en mi vida había visto.

Me dieron una lap top, un celular, una tarjeta de acceso a un parking privado (y yo que aún no tengo auto!), un usuario, una contraseña y un escritorio que sube y baja al apretar un botón. Mis compañeros son de Europa, de Asia y de USA. Soy el lunar latino del grupo. Debo intercambiar e-mails y hablar en dos idiomas diferentes (muy distintos al mío) todo el día. Ya me ha ocurrido que le hablo en idioma "A" al que deblo hablarle en idioma "B". Me han puesto cara de: qué me estás diciendo? no te entiendo nada. Me ha ocurrido también que llego apurada a la estación de tren sólo para ver como las puertas se cierran y el tren se pone en marcha, sin mí. También ya me pasó que trabajé dos horas en un archivo y no lo pude enviar a tiempo porque olvidé guardarlo en la memoria de la lap top. Y obviamente, tuve que volverlo hacer. Y ya pasé por el roche de hacer una pregunta tonta delante del Gerente más importante del Proyecto.

Igualmente han ocurrido cosas buenas. Hay gente muy interesante de la cual hay harto por aprender. Hay muchas nuevas culturas que estoy empezando a conocer. He descubierto un vagón en el tren donde está prohibido hacer ruido y por lo tanto puedo trabajar en mi lap top con toda calma. El Gerente del Proyecto ya me confía sus códigos, llamadas y me llama por mi nombre. También he encontrado un restaurant de comida latina (donde venden empanadas) a la vuelta de mi trabajo! Ya escuché por primera vez: "excellent job" de los labios de mi jefe y por último, ya empezamos a tener nuestras propias bromas y chistes con mis compañeros de trabajo.

Estoy pensando en todo lo que me hubiera perdido si no me hubiera atrevido. Si hubiera dejado que el miedo me paralizara. Estoy pensando en que tal vez es hora de "premiarme" a mí misma por haber sido valiente, por enfrentarme a mis temores, por atreverme a vivir. Un premio. Algo como por ejm una tarde entera leyendo a Bryce Echenique o una sesión de dos horas viendo mi serie favorita riéndome a carcajadas o tal vez ese par de sandalias que ví hace unos días al pasar por una tienda...

Canción para no sentir miedo. Para atreverse. Para salir a la calle en tacos y con cartera.

jueves, 21 de abril de 2011

Y el bebe para cuándo?



Acabo de ponerme mi chaleco anti-balas porque sé que lo que voy a escribir no les va a gustar a muchos, pero ya estoy algo acostumbrada a las miraditas extrañas que recibo cuando digo lo que realmente pienso.
Es la filosofía de la sociedad "borrego" como yo le suelo llamar. Si no piensas igual que los demás, estás mal. Algo falla en tu cabeza. No eres normal. Necesitas un psicólogo.

Y para cuándo te casas?
A la soltera: Y cuándo piensas casarte?
A la casada: Y el bebe para cuándo?
A la que ya es madre: Y cuándo viene el hermanito?

Mucha gente se casa porque "ya toca". Porque ya llegaron a los 30 y ya tienen 2 o 3 años de relación con la pareja y todos los amigos ya se casaron y tienen bebes. Entonces "ya toca". Si no, se te va el tren.  Además, la onda de la boda y la fiesta es algo que no se quieren perder. No importa si la persona que tienen al lado es realmente la indicada. Lo que importa es que "ya toca". 

Algunos terminan en divorcio y otros se pasan la vida aparentando felicidad, pero peleando a morir todos los días y pasando por alto las infidelidades de la pareja.

Cuando yo estaba soltera tenía muchas ganas de enamorarme, pero no estaba segura de casarme. Nunca he creído 100% en el matrimonio. Para mí el amor no necesita contratos. Qué horrible debe ser saber que tu pareja sigue durmiendo en la misma cama contigo sólo para evitarse todo el papeleo del divorcio y la vergüenza con la familia, porque si fuera por él/ella, hace rato se hubiera ido.

Solía escuchar una y mil veces la clásica pregunta: oye y tú? no piensas casarte? ya se te va a pasar el tren. La verdad ya había rechazado una propuesta de matrimonio años atrás. Fue lo mejor que hice. Qué sería de mi vida ahora con el hombre equivocado?

Pero la vida te dá sorpresas y un día me escuché a mí misma diciendo: Sí, quiero. Yo, la que no creía en el matrimonio. Y no me arrepiento. Valió la pena la espera. Me casé enamoradísima y lloré como loca al decir mis votos en la boda porque realmente sentí cada una de las palabras que dije. Lloré de emoción, de alegría, de amor.  Pertenezco al grupo de chicas que se casan por auténtico amor y no porque "ya toca". 

Y el bebe para cuándo?
Pero claro la historia continúa. Ahora escucho con frecuencia: y el bebe para cuándo?
Estoy segura que tú al igual que yo, conoces algún caso de un papá o una mamá que no se preocupa por sus hijos. Cuántos casos de niños o adolescentes con padres divorciados conoces?

Yo? un montón! Y para mí la explicación es muy sencilla: La mayoría de personas no se detiene un momento a pensar: Seré una buena madre/padre? Estoy completamente segura/o que me quedaré por el resto de mi vida con mi pareja? Realmente quiero tener un hijo o lo hago sólo porque "ya toca"? Estoy preparada/o emocionalmente para educar, criar y ser la guía de un pequeño ser humano? Soy una persona emocionalmente equilibrada? Tendré paciencia o reaccionaré con violencia cuando ya no aguante más?

Para muchos, el hecho de tener un hijo es un paso que uno debe dar si ya está casado. La alternativa de no ser padres no está considerada en el cuadro. Respeto la opinión de la gente que cree que su misión en la vida (o al menos parte de su misión) es traer un hijo al mundo. Lo que no respeto es la irresponsabilidad. Porque para mí es evidente, que no todos los seres humanos están preparados para ser padres. No todas las mujeres son o serán buenas madres sólo por el hecho de ser mujer.

La prueba más grande la tenemos todos los días en los diarios. Adolescentes delincuentes, drogadictos, niños de 10 años que se suicidan, jóvenes que se quitan la vida, gente con problemas emocionales gravísimos. Una de las grandes causas de tanta soledad, tanta depresión, tanta desorientación son los padres que no cumplen con su labor. Los malos padres. Cuántos casos de bebés abandonados en un basurero o en la calle se ven por televisión? Y no le echemos la culpa a la pobreza y a la falta de cultura. Los jóvenes de las familias más adineradas sufren de soledad, rechazo, depresión, baja autoestima. En resumen: no importa si eres rico o pobre, si eres un alto diplomático o si no fuiste al colegio. No es cuestión de clase social o nivel académico. Es cuestión de vocación. Hay gente que no sirve para ser papá o mamá. Y por lo tanto deberían de eliminar la posibilidad de tener un bebe.

"Qué? Esta fulana no quiere tener hijos? Seguro que el marido no puede..."
Cuando trato de explicar mi teoría, recibo miradas de sospecha. Muchas veces me ha tocado explicar que mi esposo no es ni estéril ni impotente. Me ha tocado contar parte de su vida privada pasada para probar su capacidad de ser padre y aclarar que mi forma de pensar no tiene nada que ver con la virilidad o fertilidad del hombre más importante en mi vida.

Pero claro, una vez que él queda libre de sospechas, las miradas se tornan hacia mí. Y entonces también me toca explicar que soy una mujer fértil con plena capacidad de procreación. Entonces las miradas se vuelven signos de interrogación. La pregunta queda en el aire. Por qué hago tanto revuelo en torno al tema?

El punto principal  para mí, es mucho más serio que el tema físico-biológico: Seré realmente una buena madre? Estoy capacitada para servir de guía a una criaturita para la cual yo seré la persona más importante en la vida? 

Obviamente no puedo explicar mi teoría a cada persona que me pregunta: y el bebe para cuándo?. Sólo sonrío y digo: ya pronto.

Para mí, el hecho de tener un hijo es una decisión sumamente importante, es algo serio, de muchísima responsabilidad. Y lo único de lo que estoy segura hasta el momento es de que no traeré un bebé al mundo sólo para contentar a la platea.

En mi vida, las cosas que he hecho, las he hecho por convicción. Si decidimos tener un bebé, será porque hemos llegado a la conclusión de que ambos tenemos vocación de padres y nos vamos a compremeter de lleno con esa tarea eterna, (porque el ser padre / madre no acaba nunca).

Si uno tiene la valentía de tener un hijo, lo mínimo que puede hacer es darse en cuerpo y alma de por vida, para asegurarse de que ese niño se convierta en una persona íntegra, que aporte cosas positivas a la sociedad, que tenga los valores necesarios para enfrentar el mundo y sobre todo, que sea feliz.

Y si decidimos no tener hijos, estoy totalmente segura que nuestra vida será tan bonita y llena de felicidad como lo es ahora. Se puede tener un hogar feliz con o sin hijos. No se puede procrear un bebé sólo para convencer a la platea de que el hombre es muy macho (muchos lo hacen) o de que la mujer "está completa" y que tienen un matrimonio feliz.


Tres requisitos básicos para la llegada de un niño
Un hijo es una decisión que se debe tomar:
1ero, si ambos están seguros de tener vocación de padres.
2do, si la relación de pareja es sana, estable y armoniosa.
3ero, si ambos así lo desean.

Si alguno de los dos no está seguro del todo, o si no es emocionalmente estable, o si la relación ya ha dado muestras de que algo no funciona bien, es mejor descartar completamente la idea de un bebé. Pero claro, es siempre más fácil pensar que un niño vendrá a solucionar los problemas de pareja, o hará sentar cabeza al inmaduro, o unirá más a una pareja con constantes peleas. Grave error. Resultado? Un niño infeliz, con baja autoestima, desorientado.


Un hijo no debe ser "una obligación" que cumplir en la vida
No creo en las reglas sociales. No creo en seguir al rebaño. No creo en una vida limitada a seguir lo que la sociedad impone. No creo en hacer las cosas para contentar al resto y "encajar" en el grupo.

Creo en seguir a tu corazón, a tu conciencia. Creo en la felicidad, que según mi opinión, se puede encontrar de mil maneras y que no está necesariamente ligada al matrimonio o al hecho de tener un hijo. Creo en la libertad de elegir tu propio camino y el derecho a que nadie te señale.

Créeme, uno encuentra mucha paz cuando dejas de preocuparte por lo que digan los demás, cuando  haces las cosas con verdadera convicción.

Todos deberíamos preguntarnos, antes de concebir, si realmente tenemos vocación para ser padres. Sería extraordinario que el hecho de tener un bebé, no se considerara como una especie de "obligación" en la vida. Que todos estuviéramos concientes de que no todas las personas tienen la capacidad emocional, moral y mental que se requiere para criar y educar a un niño.  Habría menos soledad, menos depresión, menos tristeza, menos confusión y menos violencia en el mundo. Habrían nuevas generaciones de gente más feliz y más sana de cuerpo, mente y espíritu.

Si en el futuro un bebé llega a nuestro hogar quisiera tener la capacidad de estar con él cada vez que se caiga y necesite que lo levanten. Ser ejemplo de cosas positivas. Guiarlo de la mano y no ordenarle lo que tiene que hacer. Darle libertad para tomar decisiones. Ser conciente de que el amor no se demuestra ni con juguetes caros ni con comida, ni solamente con abrazos y besos. Sino con paciencia, compañía, silencio en momentos de intolerancia y con dedicación de tiempo, de madrugadas y domingos. Escuchando con comprensión y sin juzgar. Dándole un hogar donde sus padres se respetan, se aman y lo aman; y donde reine la armonía y confianza.

Es fácil escribir todo éso y tener la intención de hacerlo. Pero cuando pasan los años, en el día a día, las promesas y palabras bonitas se las lleva el viento. Sólo la gente con verdadera vocación logra tener éxito en su labor de padre/madre.

Seré capaz de todo éso? Tengo verdadera vocación para la maternidad? Espero llegar a la conclusión de que sí. Tal vez ésa es la pregunta que todos nos deberíamos hacer, a solas y en silencio.

Ah, por si acaso, no hay problema, pueden seguirme preguntando: y el bebe para cuándo? Ya saben mi respuesta.

sábado, 19 de marzo de 2011

Una historia para recordar


Desde que ví la película hace unos días sentada en el sofá de mi casa, no he podido dejar de pensar en aquel perro, que en 1925 en Japón, decidió esperar a su amo en la estación de tren, sin saber que su amo jamás regresaría...y esperó y esperó y cada día durante diez años volvió a la estación de tren a la misma hora, con la mirada fija en la puerta por donde salían los viajeros. Hachiko se llamaba. Su amo falleció de un ataque al corazón y nunca más regresó. Hachiko lo esperó hasta marzo de 1935, año en que murió esperando en las afueras de la estación de tren...

No puedo decir que la película es una súper producción, porque la verdad no lo es. Lo que conmueve profundamente es que se trata de una historia de la vida real. Un profesor universitario japonés llegaba todos los días a la estación de tren acompañado de Hachiko. El perro lo veía subir al tren y luego se iba a casa. Una vez que llegaba la tarde, Hachiko regresaba a la estación y esperaba durante unos minutos la llegada del tren. El profesor japonés bajaba del tren y era recibido con alegría por su perro. Juntos regresaban todos los días a casa.

Obviamente la gente alrededor, vendedores, trabajadores de la estación y los propios pasajeros que a diario se movilizaban en el mismo tren para irse a su trabajo, quedaron admirados con la inteligencia y precisión de Hachiko. No fallaba. Puntualmente esperaba la llegada de su amo.

Hachiko y el profesor se hicieron populares entre la gente que los veía diariamente. Un día Hachiko acompañó al profesor y lo vió alejarse en el tren. Cuando regresó por la tarde, esperó horas y el profesor nunca llegó. Le había dado un infarto al corazón mientras dictaba clases en la universidad.

La familia del profesor, amigos, conocidos e incluso otras familias que se enteraron de la historia, hicieron de todo para darle a Hachiko un nuevo hogar. Pero de alguna u otra manera, el perro lograba escaparse y regresaba siempre a la estación de tren. Nadie logró alejarlo de ahí. Periodistas se interesaron en la historia y publicaron en el periódico la foto de Hachiko. Diez años después, ya viejo, enfermo y caminando con lentitud, volvió Hachiko como siempre a la estación, con la esperanza de que su amo por fin regresara. Y así, esperándolo, encontraron el cuerpo de Hachiko sin vida en una estación de tren en Japón. Estas son fotos del verdadero Hachiko, el que vivió entre los años 1923 y 1935, viejo y enfermo esperando a su amo.




















Desde que me enteré de la historia y ví la película, no he podido dejar de pensar en Hachiko, tratando de imaginarme lo que sentía.

La palabra LEALTAD es desconocida para muchos seres humanos. Hay mucha falta de lealtad en el mundo. Falta de lealtad entre amigos (éso es algo que yo no soporto), falta de lealtad en las relaciones de pareja, falta de lealtad en la familia. Mucha gente te sonríe y finge ser tu amiga (o). A la primera oportunidad o situación difícil que se presenta, te traicionan. Muchas veces la familia misma te traiciona. Cómo es posible que un animalito tenga tan claro lo que significa ser leal a alguien? Amar a alguien literalmente hasta la muerte.

Yo tengo adoración por los perros desde que Jacko, mi perro, llegó a mi familia. Sólo la gente que ha tenido un perro alguna vez conoce el amor incondicional que estos animales ofrecen a sus amos.

A veces, después de un mal día en el trabajo, regresaba enojada o triste a casa. Jacko saltaba de alegría, se echaba a mis pies, me lamía las manos...es decir, estaba siempre presto a darme amor, a demostrarme que no importaba lo que pasara, él me quería.

Hace poco ví un video de un perrito sentado al lado de otro perrito herido, en medio de todo el desastre que dejó el tsunami en Japón. El perro no se movía del lado de su amigo moribundo. A pesar de estar seguramente hambriento y con frío, el perro seguía al lado de su amigo. No intentó huír.


También ví otro video de un perro en plena carretera en Chile tratando de mover con el hocico y las patas, el cuerpo sin vida de otro perro que había sido atropellado por un auto a toda velocidad. Los autos circulaban alrededor, pero el perrito, siempre mirando a la izquierda y derecha, por miedo a los autos, no cesaba en su deseo de rescatar a su amigo.




Yo siempre he criticado la falta de lealtad entre amigos. Creo que a un amigo se le puede perdonar de todo; que sea fresco, que fastidie, que sea inoportuno a veces...pero que sea desleal, éso para mí no tiene disculpa. Pienso que hasta con la familia uno puede más o menos "tolerar" la deslealtad, sabes por qué? porque uno no elige a su familia. En cambio los amigos son los familiares que uno elige tener en la vida. Y si dos personas han decidido tener una amistad, el ser desleal, el traicionar a quien te entregó su confianza, éso es bajo.

Aún sigo pensando en Hachiko. Me hubiera gustado mucho conocerlo. Tanto que aprender de un animalito que dio tremenda enseñanza hace muchos años en Japón. Ojalá todos los amigos del mundo pudieran ser como Hachiko o como los perritos de estos videos. Leales hasta la muerte. A mí los dedos de una mano me sobran para contar las verdaderas amistades que tengo. Ojalá que en mi vida, se crucen en mi camino más amistades reales, leales, incondicionales. Más amigos de nombre Hachiko.

Aquí está el trailer de la película para los que aún no la vieron.


Y esta es la música de la parte final de la película. Creo que representa perfectamente los sentimientos de Hachiko.


domingo, 27 de febrero de 2011

Por qué no me llama?

Ya. Esa es la pregunta del millón de dólares. Estás estudiando y tienes el celular al costadito en tu mesa para poder atender la llamada apenas suene. O vas en el bus y llevas el celular en el bolsillo...y lo miras cada...2 minutos? para ver si por "casualidad" tienes alguna llamada / mensaje "perdido" y no te diste cuenta. O estás con tus amigas y juegas con tu celular (que está en tu mano obviamente) y lo miras de reojo cada...30 segundos? esperando a que llame. Que se manifieste! Que diga: Hello! Por qué no llama?...Qué dije?...Qué fue lo que no le gustó? O estará ocupado?´De repente llama mañana no?
Repasas mentalmente cada una de las cosas que se dijeron la última vez que se vieron. Se lo cuentas a tus amigas y entre todas empiezan a sacar conclusiones. A una le parece que tú dijiste algo que a él le cayó súper mal. La otra piensa que sí te va a llamar, sólo que te quiere tener en suspenso. Otra cree que tú deberías llamar, total, quién ha dicho que sólo los chicos deben llamar? Por qué una chica no puede tomar el primer paso? Te aconseja que lo llames con alguna excusa, para ver en qué anda...

Te reconoces? Has pasado por esto alguna vez? Estás pasando por esto? POR SUPUESTO QUE SÍ. Todas hemos pasado por esto. Que levante la mano la que diga que no!

Un día, mi mamá (que es una mujer muy sabia) me dijo: El hombre que está interesado, llama. Punto. No hay más. Aquí no importa si se le acabó la batería del celular, o si su familia lo tiene ocupado, o si está trabajando o cualquier otra excusa.

Pero cuando un chico te gusta harto, lo último que quieres escuchar es que alguien te diga: él no está interesado en ti. Entonces empezamos a buscar mil excusas en nuestra mente para evitar oír esas palabras.
Porque lo primero que viene a tu cabeza, es que, si él no está interesado en ti, éso significa que hay algo malo en ti.
(Ahora que escribo esto, estoy recordando las veces que pasé por esta situación y de verdad me dá risa toda la tanda de tonterías que pasaban por mi cabeza.)

Pero hay 2 errores que, según mi opinión, pueden ser fatales cuando de hombres se trata:
1) Acosarlo con llamadas / sms / e-mails / etc.
2) Estar siempre disponible.

A nadie le guste que lo acosen. Hace años empecé a coquetear con un chico que no me gustaba harto, pero tampoco me desagradaba. Apenas vió que tenía luz verde conmigo para el coqueteo, empezó a acosarmeee!! Me llamaba 5 veces al día, me mandaba mensajes con amigas, se me aparecía en todos lados.
Empecé a detestarlo. No respondía sus llamadas y cada vez me alejaba más de él. De hecho, a ti también te ha pasado alguna vez. Entonces, si no nos gusta que nos acosen, por qué habríamos de acosarlos a ellos?

Estar siempre disponible para el chico que te gusta es pésimo síntoma. Porque le estás dejando TAN en claro que te derrites por él, que simplemente termina perdiendo el interés. Si te llama a mitad de tu clase en la universidad y quiere verte y tú dejas todo y sales disparada: ERROR.
Si estás con tus amigas y te llama y dejas todo por ir a encontrarte con él: ERROR.
Si estás durmiendo pero te levantas atolondradamente para contestar su llamada: ERROR.
Si cada vez que te pregunta que vas a hacer el fin de semana, nunca tienes planes (o los cancelas si los tienes) y siempre estás disponible para lo que sea su voluntad: ERROR.

Tienes que hacerle ver desde un principio que tú TIENES VIDA. Que tienes un mundo. Si vas a salir con tus amigas el sábado y él te quiere ver ese día, dile de frente que no puedes porque ya tienes planes. Si él quiere verte de verdad te va a preguntar qué día puedes o va a tratar por todos los medios de verte.

En algunos casos es necesario aplicar ciertos trucos. Por ejm, si has estado "demasiado disponible últimamente" puedes inventarte una salida con amigas o con tu familia, aunque no tengas nada que hacer y te quedes viendo tele en casa. Es mejor éso que decir siempre: sí puedo! dime dónde y cuándo!

Estos son errores que pueden alejar a un chico de ti. Pero si no cometiste ninguno de estos errores y él no llama, bueno sólo hay una respuesta: NO ESTÁ INTERESADO.
Es mejor aceptarlo y punto. No es que haya nada malo en ti, simplemente que el hecho de que él te guste a ti, no implica que tú le gustes a él. Y seamos sinceras, para qué insistir o perder el tiempo con un chico que no está interesado en ti? Hay otros que sí lo estarán. Créeme, el mundo no se acaba. Y en mi caso, habla la experiencia.

Por qué no llama? Porque no se le antoja hablar contigo. Punto. Tan sencillo como éso.

Mi mami y sus sabias palabras aún suenan en mis oídos. Cuánta razón tenías mami el día que me dijiste éso. Cuando conocí al hombre que me tiene enamoradísima desde hace un par de años, comprobé la filosofía de mi mami. Hacía de todo para hablar conmigo. No le importaba acostarse a las 4 de la mañana cuando tenía que ir a trabajar a las 7.30am. No le importaba gastarse la plata del mundo en llamadas. Y cuando tenía problemas de señal / batería con su celular, buscaba otro teléfono para comunicarse conmigo o me escribía un e-mail.  Al principio me decía que iba a salir con sus amigos y yo le respondía con una sonrisa: ok, hablamos mañana entonces, besos.  A las dos horas volvía. Me extrañaba y prefería estar conmigo. Las salidas con sus amigos desaparecieron sin que yo se lo pida.

Mi mami, tan sabia ella, me miraba de reojito como diciendo: ves??? ahora te das cuenta lo que hace un hombre que está realmente interesado??

Ahora, a la pregunta: Por qué no me llama?? Yo te tengo una respuesta: Porque es un tarado que no se dá cuenta de lo que se está perdiendo!!!

Pasa la página y a otra cosa mariposa.

Hay que saber reconocer cuando es en serio y cuándo no. No dejes que nadie te cree falsas esperanzas y no te las crees tú misma tampoco! Si no, pregúntale a Christina Aguilera! Me encanta esta canción!!!

lunes, 10 de enero de 2011

Un hombre DEBE ser...varonil.


Debo aclarar que lo que viene escrito a continuación, no es más que la opinión de esta humilde bloguera. Que hoy, luego de conversar con una amiga acerca de un tipo con el que ella está coqueteando, nos pusimos a pensar en los requisitos que un hombre DEBE tener. Repito: según yo. Probablemente muchas no estarán de acuerdo, pero estoy segura que más de una tiene estos "requisitos" en su lista de "MUST HAVE".
Un hombre DEBE ser varonil. Y ojo que no afirmo que los chicos que no son varoniles no son verdaderos hombres. Sólo que a mí me resulta súper atractivo un hombre que tiene pasta de hombre. Me explico mejor?

Por ejemplo: que tenga pelo en pecho y que le crezca la barba!! (sí por favor!) ése es un signo físico increíble de varonilidad. Si se afeita o no, éso es asunto de look. Pero es súper varonil un hombre al que le crece la barba y que tiene pelo en pecho. Y por favor, que sea un buen pecho. Un pecho fuerte dá sensación de seguridad y protección.

Siempre me han atraído los hombres de voz grave, varonil. Recuerdo que hace años conocí a un chico guapísimo...apenas abrió la boca y escuché su voz se desinfló todo el globo de mi ilusión. Era una vocecita ambigua que por ratos sonaba un poco delgada. Por más guapo que sea un hombre, si su voz no es varonil, no pasa nadaaaaaaa.....  (Han escuchado la voz de Russel Crowe? El actor de Gladiator y Robin Hood...qué voz más sexy!!!)

Por favor que no sea muy flaco! Simple y sencillamente que se le vea fuerte. No tiene que ser Arnold Schwarzenegger! Pero que se vea que alguna vez en su vida hizo deporte o por lo menos que se le vea fuerte o un poquito gordito. De contextura un poco gruesa. De lo contrario una siente que, de presentarse una situación de asalto o robo, es una la que tendrá que salir en defensa del pobre flaco porque tal vez de un puñetazo lo tumban! Ahora, si es deportista...mucho mejor. Si juega fútbol, entrena en el gimansio, si hace karate o pesas...mejor aún.

Que no tenga una relación demasiado cercana con su mamá. Las que han conocido a un tipo así, saben que es un pésimo síntoma.

Que tenga estilo para vestirse! (sí por favor) Un tipo que no tiene gusto para vestirse...paso. Los hombres también deben poner cuidado en su aspecto personal, pero tampoco exageren! Los que se pasan la vida mirándose en el espejo o arreglándose el cabello o echándose cremas a la cara...perdón pero en mi opinión ya pasan el límite. A mí me encantaba David Beckham, hasta que empezó a preocuparse tanto por su cara bonita que se volvió tremendamente afeminado.

Por favor no crucen las piernas al sentarse! Yo sé que suena un poco prejuicioso, pero las piernas cruzadas se ven bonitas en nosotras, en ustedes se ve...raro.

Que tenga ambiciones en la vida. OJO, no digo que tenga dinero, porque éso realmente a mí no me llama la atención de un hombre. (Hay muchos idiotas llenos de plata). Pero que tenga la ambición de ser alguien en la vida, que tenga metas, que quiera dedicarse a aquello que le gusta y llegar a ser el mejor. Ése es un hombre emprendedor.


 
Que sea inteligente y bien educado. Que pueda hablar de cualquier tema, aunque no sea un experto.
Que cocine riquísimo.

Que sepa de vinos y licores.

Me encantan los chicos románticos. El que te sorprende con algún detalle.

Los chicos que tienen más miedo que yo a los insectos...por favor háganse a un lado porque no están considerados en el concepto de la palabra: varonil.  Yo sé. Suena prejuicioso. Disculpen. Tal vez es mi mente que tiene registrado en algún lugar del subconciente que un hombre no le teme a los insectos. Si yo le tengo terror a las arañas y cucarachas, quiero que mi chico las mate o elimine por mí. No me imagino con un tipo que empiece a gritar antes que yo frente a una cucaracha!

Un hombre "arreglatodo" es irresistible. El que puede arreglar la cañería, un cable de luz, el virus de la computadora, el taco roto de mi zapato...El hombre que puede pintar la casa, o que puede armar un librero, o arreglar las patas de una mesa. El que sabe qué hacer si se malogra el DVD o mi celular. El que, cuando el auto se para en medio de la carretera por sabe Dios qué motivo, se baja del auto, se remanga la camisa y soluciona el asunto.

Un hombre que se ofrece a cargar y subir los paquetes del supermercado por mí y me abre la puerta, me acomoda la silla y me ayuda con mi abrigo...

No importa si es guapo o no (la verdad no me molesta para nada que sea guapo) pero si no lo es, que tenga seguridad en sí mismo y estilo. Que se sienta a gusto con su apariencia.

En cuanto a la edad, me inclino por los tipos mayores que yo. Es que los hombres se demoran en madurar. Y un chico que es de mi edad o me lleva sólo un par de años, es muy probable que no sea tan maduro como yo. OJO, hay excepciones por supuesto. Pero por lo general un tipo mayor, ya sabe lo que quiere en la vida. No juega ni se comporta como un adolescente. Y el punto a favor más grande es: los tipos mayores que tú saben cómo tratar a una mujer. Aquellas que han salido con uno así, me darán la razón.

Que esté siempre de mi lado. Que me defienda frente a su familia, amigos o quien sea (aún sabiendo que no tengo razón, éso me lo puede decir a mí en privado). Pero que esté de mi lado en momentos en que sabe que me siento incómoda.

Y por último, lo más importante: que sea 100% varonil, 100% hombre. Es un matapasiones tremendo ver a un chico con ciertos modales/actitudes/reacciones afeminadas. Que sea un hombre que se vea como hombre y que actúe como hombre!!!  (Creo que ese es mi requisito indispensable: la varonilidad).

Bueno, esta es MI lista de características ideales en un hombre. De hecho, cada quien tiene la suya. Hablando de hombres varoniles...miren esto por favor.