sábado, 12 de septiembre de 2009

Seducción: la táctica de la telaraña


Es mentira. Somos unas verdaderas maestras del engaño. Les hacemos creer que tienen el control pero nosotros ya tenemos todo planeado.

Igual que una pobre mosca en una telaraña se va enredando lentamente, poquito a poco, hasta que sus alas empiezan a ser inútiles porque ya no las puede mover. La mosquita piensa que puede encontrar el camino, pero ahí donde ella piensa que tiene una puerta de salida, ahí encuentra más de esa materia pegajosa que la enreda más y más y más…hasta que zas! Queda totalmente atrapada.

Igual va cayendo un hombre cuando una mujer le echa el ojo. Perdón, tengo que aclarar primero dos cosas. Una es que ni los hombres son moscas, ni las mujeres somos arañas (pero conocemos muy bien la táctica de la telaraña). La otra es que no son los hombres los que eligen a la pareja. Somos nosotras quienes decidimos en silencio y con admirable frialdad y planificación, con quién queremos estar.

Tú, el canchero, el gilero del grupo, qué pensabas? Que todas esas chicas a las que dices vulgarmente ”haberte levantado” cayeron por tu enorme poder de seducción? Papito despierta. Hazte ver porque estás mal. Cada una de esas chicas te eligió a ti primero sin que tú te dieras cuenta. Es más, yo diría que fueron ellas las que te “levantaron” a ti.

Si una mujer no elige primero al hombre, no hay poder en el mundo que te haga convencerla de estar contigo. Se hace la tonta, la que yo no me dí cuenta, no estoy segura todavía, pucha qué vas a pensar, yo nunca he besado a un pata en la primera cita, no sé déjame pensar porque la verdad yo no tenía planeado estar con alguien, yo quería estar sola mentira!!! (Chicas sorry por develar este secreto femenino) Todo es mentira. Todo forma parte del plan que tenemos. Pero dime si no somos unas maestras.

Primero vemos al pata que nos gusta y zas! nuestra cabeza empieza a alucinar…sí alucinar…muchas mujeres no lo reconocen pero es cierto. Sólo ponte a recordar con calma la última vez que alguien te gustó. No lo alucinaste acaso? No te imaginaste con él chapando o incluso, no lo imaginaste como tu futuro esposo? Es verdad. Todas lo hacemos. Es parte de nuestra naturaleza y discúlpenme los que discrepan pero según mi opinion, no está mal. Si las mujeres no planeáramos poco a poco todo, no sé qué sería de este mundo. Porque los hombres cometen dos grandes errores: o esperan y esperan y la hacen larga, o se mandan muy rápido y malogran todo.

Una vez que nos alucinamos con el chico en cuestión, vamos ideando un plan para hacerlo caer, es decir, para verlo, hablar con él, o tener un encuentro “casual”. A veces hacemos esto solas, otras veces las amigas ayudan. No te ha pasado que oh casualidad te has encontrado con una misma chica varias veces en la discoteca? Qué crees? Que es casualidad? Ya está planeado!! Tiene calculados tus pasos, ya se averiguó qué lugares frecuentas, qué equipo de fútbol te gusta, si tienes enamorada o no…y si la tienes lo más probable es que ya haya averiguado solapa no más qué tal te llevas con ella o si estás a punto de romper. Dime si no somos extraordinariamente inteligentes.

Es el juego de seducción. Es todo un arte el atrapar a alguien y hacerle creer que es el cazador y no la presa. No es fácil. Qué creen? Que esto lo hace cualquiera?

Bueno y ya que escribo este post debo confesar, a mi esposo, y a los enamorados que tuve antes…que sí, es verdad, cayeron redondos en mis redes! Jajajaja pero no se quejen! bien que les gustó.

Dicen por ahí que nadie en este mundo puede entender la mente de una mujer. Es más, ni las mismas mujeres. Yo creo que es cierto. No tienes idea de todas las cosas que descubrirías, cómo te sorprenderías si pudieras leer nuestra mente por solo un momento.

La próxima vez que tengas una cita con una chica, acuérdate de esta humilde servidora que escribe este blog, recuerda que eres la presa no el cazador, ten en mente que ya has sido elegido por esa chica y que no importa lo que pienses, la que decide de ahora en adelante lo que pasará entre ustedes es ella.

Aquí va un video para que veas cómo pensamos las chicas cuando un pata nos gusta…y cómo metemos la pata a veces también. Lo admito no somos perfectas, solo casi perfectas.